Consumidor Ecológico

El consumidor ecológico es una persona consciente de sus compras, ya que es sensible a las repercusiones que tiene el desarrollo sostenible y el medio ambiente; en la región en la que vive y en el planeta, valora la calidad de su salud, y el bienestar general de su comunidad, sabe que esto puede traer costos económicos adicionales, pero está dispuesto a afrontarlos. Los consumidores ecológicos asumen siete acciones que contribuyen a conservar el medio ambiente y lograr un mundo más equitativo, estas siete acciones son: Reflexionar, Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar, Redistribuir y Reclamar (7 R´s).  

Algunos detonadores para esta mega tendencia son:

  • La mercadotecnia ecológica por parte de las empresas y de los gobiernos, para crear estrategias que sirvan para explotar nuevos nichos de mercado. 
  • Apoyo con incentivos fiscales a empresas que fabrican sus productos con material ecológico.
  • La búsqueda por parte de las empresas en mejorar la calidad en productos ecológicos y sostenibles, que sean naturales, sanos, sin componentes químicos y con buen sabor y textura. 
  • La reducción de costos con sistemas de gestión medio ambientales para que las empresas sean más eficientes en la administración de sus recursos. 
  • La creación de transportes menos contaminantes y el fomento al uso de transportes alternativos, como bicicletas, el uso de transporte público, etc.
  • El encarecimiento de los hidrocarburos ha provocado que se busquen nuevas energías menos contaminantes y con mayores beneficios.

Para comprender la manera de comprar de los consumidores ecológicos, es necesario entender la cultura del país en el que viven, ya que, cada país tiene sus propias maneras de separar la basura, de dar educación ecológica, etc. Sin embargo, algo en común que se puede observar en este tipo de consumidores, es que los alimentos considerados “naturales” generan mayor grado de confianza y que el consumo de bienes y servicios se condicionan al impacto que tienen en el medio ambiente.

El planeta está inclinándose hacia una crisis ecológica debido al sistema de producción, de consumo y de generación de residuos contaminantes, cosa que ha impulsado el crecimiento de esta mega tendencia. Por eso, es importante que las empresas adopten posiciones filosóficas relacionadas con el medio ambiente y desarrollen estrategias para satisfacer a los consumidores con productos ecológicos y aprovechen la oportunidad para desarrollar nuevos negocios. Lo antes mencionado, ha provocado que las empresas tengan como estrategia el marketing ecológico, que éste, ha llevado al consumidor a perseguir estimulaciones y la facilitación de ideas o comportamientos sociales con beneficio a las necesidades de la sociedad y de los consumidores con relación al planeta. 

Esta tendencia está creciendo gracias a la intensificación de regulaciones políticas para la conservación del medio ambiente, la explotación de la mercadotecnia en el concepto medioambientalista, la administración ecológica de recursos como forma de ahorro en diversos insumos de empresas, la carencia de hidrocarburos, el uso de nuevas energías alternativas, la implementación de cultivos orgánicos, una mayor educación ambiental, la innovación de combustibles y vehículos híbridos, el incremento en el uso del celdas solares, los diseños innovadores arquitectónicos enfocados en el ahorro de energía, entre otros aspectos. 

Escribir comentario

Comentarios: 0